“… – ¡hay viejo testarudo! – le susurraba a los oídos una voz que en más de una ocasión escuchó en su vida. Era una voz suave, relajada y era capaz de estremecer su ser en los ratos que su mente se pausaba por la tormenta desatada en su