A veces la vida te da momentos y situaciones que calan en tu ser dejando un sabor amargo. Miras con atención y te das cuenta que tienes heridas que difícilmente sanarán. Escuchas en silencio el ruido que hacen las malas intenciones y la voluntad hiriente de personas que se