“A penas puedo recordar ¿Cuánto tiempo ha pasado en que tu sonrisa era mi alegría, mi susurro directo al corazón? ¿Cuántas horas  has dejado al silencio llegar hasta la puerta de mi corazón? Sí querida amiga de mí existir. Has transitado a mi lado y te has hecho cómplice