“¡Vamos, vamos! Yo estoy primero, exclamaba una voz a la distancia en alguna parte de ese amplio terreno. ¡No, no y no! Decía otra  voz que murmuraba a regaña dientes mientras muchas de estas exclamaciones  se congregaban en una gran puerta con una cerradura forjada en hierro. Todos estaban