Atrás quedan miles de etapas vividas. Muchas alegrías y gratos momentos y con la cantidad no deseada de penas y amarguras que fueron forjando este 2014 como otro año más de experiencia y en todos los sentidos. Se sufrió, pero también hubo momentos de esperanza y amor. Llovió a mares sobre